Temas & Opiniones

RESILIENCIA (El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional)

Por O. Edgar Jofre.

 

Resiliencia. No sabría decir cuándo se acuñó esta palabra, pero si puedo asegurar que es un tema que últimamente está de moda, mucha gente habla de él y saca sus propias conclusiones. La definición de resiliencia no podría ser mas sencilla, su significado es: "Iniciar un nuevo desarrollo después de un trauma", no puede haber una definición más simple. Se trata de una oportunidad para comenzar de nuevo después de una crisis.  Esta posibilidad está latente en el trascurso de la vida luego de haber sido sorprendido por un grave problema. Existen ejemplos de conductores de automóvil que después de un choque sienten pánico de volver a manejar. Lo mismo pero en mayor grado experimenta aquel que ha sufrido un trauma psíquico o psicológico, por lo general tiene miedo de volver a enfrentar la vida. Lo complicado es descubrir qué condiciones permiten que la resiliencia pueda llevarse a cabo de manera satisfactoria. Para que esto suceda la seguridad, la recuperación, las relaciones y la cultura son fundamentales. Por ejemplo la cultura empresarial en Israel no es la misma que en Brasil. En Israel el fracaso es una posibilidad, pero si no se está listo para enfrentar el fracaso e intentarlo de nuevo nunca podrá ser un emprendedor de éxito. Pero si un emprendedor fracasa en Brasil este es el fin del camino, no recibe más apoyo del gobierno, o de la agencia a la que pertenece. La cultura con los que fracasan en el terreno empresarial es diferente en estos dos países. ¿Qué tipo de cultura aplicamos en aquellos que han fracasado en algo mas serio como es la vida? ¿Dónde se deben dirigir para encontrar la seguridad que necesitan para su pronta recuperación e inserción en la sociedad? ¿Qué tipo de relaciones son las adecuadas para que la resiliencia cobre su mayor efecto en el que falló, o sufrió una pérdida, o fue víctima de una injusticia, o que tiene que vivir con un trauma el resto de su vida? Mi familia, mi iglesia, mi sociedad ¿permite que la resiliencia sea más que solo un término? 

 

Aunque no figure la palabra resiliencia en la Biblia si figuran ejemplos de ello. Ya desde muy temprano vemos el trato que Dios tiene con Adán y Eva después de la tragedia en el huerto de Edén. Equivocadamente se hace mas referencia al destierro que a la compañía de Dios. Si bien es cierto que Adán y Eva tuvieron que abandonar el Paraíso por causa de su error, también es cierto que Dios se fue con ellos. El decir, no los abandonó. Este es uno de los mejores ejemplos de resiliencia que figuran en las Escrituras. Dios estaba al lado de la pareja en su recuperación brindándoles seguridad. La cultura de Dios no es el rechazo de la persona que enfrenta una crisis, sino su preservación. En este ejemplo vemos las características de una persona resiliente. Dios le está enseñando a Adán que a pesar que lo que le ha ocurrido es una desgracia, esto no los define. Es decir, es posible que enfrentes un trauma, lo que te define es como reaccionas ante esa situación, mas todavía cuando sabes que el Señor está a tu lado. La pareja debía decidir si se quedaba con las consecuencias del trauma, o si aceptaba la compañía de Dios a pesar del trauma vivido. Esta actitud de Dios hace que Adán reciba improntas espirituales que lo fortalezcan en su nuevo desarrollo, y si le ocurre nuevamente una desgracia sabrá como enfrentarse mejor a ello. La Biblia no vuelve a mencionar un nuevo fallo de la pareja. Pero más allá de esto, lo que mas importa es que la palabra resiliencia alcanzó su mas alto grado de efectividad debido a que el Señor preparo el terreno adecuado. Por lo tanto depende un poco de la persona y mucho de su entorno como se reacciona después de una crisis. De su entorno antes del trauma y de su entorno después del trauma. Antes del trauma el Señor había advertido a Adán y a Eva la posibilidad de un grave problema, pero ellos no lo escucharon. Después de ocurrido el trauma, el Señor no los abandonó sino que se quedó con ellos para darles contención y la vez fuerza para salir adelante.             

 

La actitud de Jesús ante un caso limite como el de Adán, deja en claro de que tipo de cultura El era portador. En una oportunidad le traen una mujer que fue sorprendida en adulterio. Un acto como ese era condenado con la pena capital. De no haber estado Jesús presente, los religiosos y los laicos hubieran terminado lapidando a la mujer y este sería un caso más de los tantos que demostraban como se aplicaba la ley en la cultura hebrea de aquel tiempo. Jesús les enseña cómo se debe proceder con una persona en una situación límite. Primero trata con el entorno y su cultura. Les dice a los que se habían apiñado para ejecutar a la mujer: "El que de vosotros esté sin pecado arroje la primera piedra". No era la respuesta que esperaban oír. Indirectamente Jesús les hace responsable por la actitud de esta mujer, pero va mas allá indicando que al abordar un problema de estas características estaban muy lejos de aplicar la cultura correcta. Les hace sentir hipócritas por no medir con la misma vara sus faltas y la de la mujer. Es evidente que la falla de la mujer es importante y grave, pero la enseñanza de Jesús se centra en lo incapacitados que estaban para juzgar un caso de esta naturaleza. Lejos de brindarle contención y apoyo, querían asesinarla, deshacerse de ella definitivamente. Avergonzados todos abandonan la escena quedando solo Jesús y la mujer. En segundo lugar el Señor trata con la mujer diciéndole: "Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete y no peques mas". Después del trauma vivido la mujer está lista para comenzar un nuevo desarrollo en su vida. Momentos antes todo indicaba que de esta crisis la mujer no iba a salir bien parada. Jesús le enseña otra clase de cultura, con su amistad le brinda otro tipo de relación, esta actitud le da las fuerzas que la mujer necesita para iniciar un nuevo desarrollo después del trauma vivido. Esto es increíble, esto es resiliencia. 

 

Como construimos resiliencia? En base a seguridad. No somos resilientes porque que somos inseguros, provenimos de familias inseguras, vivimos en culturas inseguras. Juzgamos las fallas de los demás desde una óptica parcial, no lo hacemos a la luz de las nuestras. Cuando una persona sufre un accidente pensamos en lo profundo: "Por suerte no fui yo". Si alguien sufre una injusticia aplicamos la cultura del "te metas". Hemos sido educados así, es lo que tenemos y lo transmitimos. Cuando pasamos por un problema, este nos desborda porque no lo enfrentamos; huimos o lo ignoramos, creyendo que esa actitud lo hará desaparecer. Una persona insegura es peligrosa, para si y para los demás. Debemos crear entornos seguros especialmente desde la familia. Cuando una crisis invade la familia, si se carece de la seguridad necesaria todo se ira por la borda y habrá mucho para lamentar. Está comprobado que los dos grandes factores que vulnerabilizan a una familia es la violencia conyugal y la precariedad social. Es la fórmula perfecta para criar hijos inseguros, que se convertirán en padres inseguros, ciudadanos inseguros, líderes inseguros. Si no vivimos en un entorno seguro terminamos transmitiéndolo a la sociedad y donde quiera que vayamos nuestra inseguridad nos sigue. La pregunta es obvia ¿qué hacemos con la cantidad de heridos que hay en nuestro medio? Heridos por las enfermedades, las adicciones, las injusticias, la vergüenza, la indiferencia, la soledad, el desamparo, la precariedad. ¿Es posible que podamos llegar a tratar a los demás que están pasando una crisis como lo hizo Dios con Adán y Jesús con la mujer adúltera? ¿Es posible crear un entorno para aquel que está en problemas pueda tener una nueva oportunidad, en vez e sentirse señalado, avergonzado, abandonado? 

 

El titulo de este articulo es: "Resiliencia: el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional". En la vida hay crisis que de todos modos sucederán y no podremos evitar el dolor que viene con ellas. En lo que si podemos trabajar es en el sufrimiento. Depende de nosotros el entorno que creemos alrededor de aquel que ha sido herido por un trauma. Si ofrecemos nuestra ayuda para darle contención y aliento, su sufrimiento será paliativo, limitado y enriquecedor. Pero si lo abandonamos a su suerte quizá jamás se levante y este termine en el olvido. La Biblia cuenta la historia del pastor que tenía cien ovejas, pero perdió una. Sin embargo a pesar de que era una sola la que se extravió, el pastor no la dió por perdida. Salió a buscarla, la encontró, curó sus heridas, la cargó sobre sus hombros y la reintegró al rebaño. Eso es resiliencia, la oveja tuvo la oportunidad de volver a vivir en un entorno seguro, junto al calor de sus semejantes, libre de los peligros de la soledad. 

 

Resiliencia también es crear un entorno de contención y seguridad alrededor de aquellos que están enfrentando una crisis que sabemos que no mejorara. En Japón existe un restaurante con un nombre un poco atípico: "El restaurante de la órdenes olvidadas". Así se llama este local en Tokyo. El nombre nació porque todos los mozos que atienden en el lugar tienen Alzheimer. Y aunque puedan olvidar algún pedido, ofrecen una experiencia gastronómica única. Al respecto el dueño del restaurante dice: "La demencia está muy bastamente malentendida, la gente cree que la persona que atraviesa este tipo de enfermedad no puede hacer nada sola y que la condición significa aislamiento total de la sociedad. Nosotros queremos cambiar la sociedad para que se vuelva más protectora e inclusiva, se trata de vivir juntos en armonía". El que visita el restaurante sabe que puede haber errores (quizá pide tarta de manzana y le traen pescado ahumado). Hay una norma para poder ingresar al lugar: Si el mozo se equivoca con su pedido el cliente solo tiene que reírse y disfrutar de lo que le tocó. El 39% de las órdenes salen equivocadas, pero el 99% de los clientes se van contentos. El restaurante busca ser un modelo, que pueda replicarse en otras partes del mundo. Hoy 35 millones del personas en todo el planeta padecen alzheimer. Y según la Organización Mundial de la Salud, serán 115 millones para el año 2050. Negocios sociales como este pueden ser el modelo del futuro. Más que ganancias económicas... se trata de resiliencia. 

 

O. Edgar Jofré.

 

https://youtu.be/eAiIfmO8N_o