Temas & Opiniones

ZOE

Por O. Edgar Jofre. 2019-10-19

 

La pequeña Zoe nació prematuramente, y pesó un poco más de medio kilo. Era tan pequeña que el anillo de bodas del abuelo podía deslizarse por su brazo hasta su hombro. El neonatólogo que fue el primero en examinarla dijo que tenía del 5 al 10 por ciento de probabilidades de vivir tres días. Zoe se encontraba en la unidad de cuidados intensivos neonatales, tenía dos sondas intravenosas en el ombligo, una en un pie, un monitor en cada lado del pecho, y en la boca un tubo respiratorio y otro de alimentación. Para complicar la situación, el padre biológico de Zoe había desertado el mes antes de nacer ella. Una enfermera sabia y cariñosa llamada Ruth, dándose cuenta de la situación, le dio instrucciones a su abuelo. "Durante algunos meses, por lo menos, será usted el padre sustituto. Quiero que venga todos los días al hospital a visitar a Zoe y, cuando venga, me gustaría que le roce las piernas y las brazos con la punta del dedo. Mientras la acaricia, debe decirle una y otra vez cuánto la ama, porque ella tiene que relacionar su voz con su contacto". Ruth estaba haciendo exactamente lo correcto en bien de Zoe y a la vez dando una de las mejores descripciones posibles a su abuelo de como uno se debe relacionar con los más vulnerables. Ruth tenía razón, Zoe tiene actualmente treinta y un años, y su presencia se ha vuelto tan importante para su abuelo como lo fuera para ella cuando este la visitaba en el hospital.

 

Este ejemplo no solo emociona, tiene el poder de transmitir aquellas virtudes que hacen sobresalir a la naturaleza humana. Una enfermera con un nivel de persona superlativo y un abuelo dispuesto a enfrentar la situación adversa de su nieta con toda sus fuerzas, contra la actitud del profesional que como máximo daba tres días de vida a la pequeña, y también la del padre ausente. El ejemplo de la enfermera y el abuelo, es uno más de los innumerables casos de las personas próvidas. Generalmente pasan desapercibidos, no se les da mucha difusión, pero desde su ámbito la vida late hasta por el último de sus poros. Entienden que la vida es un don preciado, que cuando una persona se pierde por negligencia o por indiferencia, la sociedad se priva de una potencial bendición. Por lo tanto tienen sus valores tan altos que jamás renuncian aunque otros den la causa por perdida. La realidad cotidiana siempre nos induce a mirar las cosas negativas que nos rodean permanentemente, no obstante, existen personas que desde su posición con las limitadas armas que poseen están dispuestas a dar la batalla que se merece contra esa fuerza llamada entropía cuya meta es solo engullir y sofocar a la humanidad. Zoe significa “vida”. Da la impresión de ser un nombre inapropiado debido a las circunstancias en las que esta pequeña le toco venir al mundo. Es como si la palabra vida le quedara demasiado grande. Todo indicaba que Zoe necesitaba un milagro para que su nombre cobre significado, y el milagro se llevó a cabo gracias a que personas como una enfermera y un abuelo, estuvieron presentes en el momento que se les necesitaba.

 

El ser humano acababa de ser creado, la Biblia nos cuenta que Dios se dirige a Caín y le pregunta: “¿Dónde está tú hermano?”, y Caín le contesta: “No lo sé, acaso yo soy guarda de mi hermano?”. Desde época muy temprana al ser humano no le ha interesado su semejante, y su desinterés era tan importante que estaba dispuesto a deshacerse de él. No bastó que Dios diera pruebas fehacientes de su amor por el ser humano apareciéndose en sueños, en visiones, en milagros, en la Palabra escrita, hablándoles por medio de jueces, reyes y profetas. Tuvo que venir el personalmente, en la persona de su Hijo Jesucristo, para demostrar el valor que Él le da a la vida. Esta vida que no es como nosotros la interpretamos, sino que es el pulso que viene directamente desde el trono de Dios, late de una manera diferente, y por suerte hay miles que interpretan la vida a la manera de Dios Las Escrituras dan nota que el ser humano es la corona de la creación de Dios. El ser humano es lo épico, lo trascendental para Dios, es la niña de su ojo. Él se tomó el trabajo de crearlo con sus propias manos, darle vida por medio de su aliento. Nuestro ADN indica que hemos sido creado del polvo de la tierra, la tierra fue creada con polvo de estrellas, las estrellas pertenecen a cuantiosos universos creados por Dios, todo infinito, pero el centro de toda creación es el ser humano, eso indica el valor que nosotros tenemos para Dios. Le interesamos tanto que en medio de su inmensa creación preparó el planeta adecuado para que el ser humano pueda encontrar su completa realización. Como Zoe nacemos vulnerables, necesitamos el cuidado de otros para nuestro desarrollo, y creo que este es el mayor milagro de Dios, cuando entendemos que mi semejante me debe interesar y que estoy aquí para ser guarda de mi hermano.

 

Un hombre camina por la playa. Durante la noche se produjo una tormenta considerable, esto llevó a que la marea subiera más de lo común. Como resultado miles de estrellas de mar quedaron varadas en la arena cuando la marea se retiró. Este hombre se inclina y una a una vuelve algunas estrellas al mar. Otro lo ve y le dice: “Son miles no podrás salvarlas a todas, es imposible”, el hombre levantando la estrella de mar que está a punto de arrojar al océano lo mira y le contesta: “Pero esta, ¡vivirá!”. De eso se trata, no podremos con todas la necesidades del mundo, pero con algunas sí. Yo mismo soy un ejemplo de esto. No tendría que estar escribiendo en este momento un artículo para esta importante página, pero aquí estoy, de hecho soy un milagro. Yo no tenía posibilidades de vivir lo que hoy estoy viviendo, he cometido muchos errores a lo largo de mi vida, he producido mucho daño y me han dañado mucho, en varias ocasiones he transitado el camino equivocado. Pero hubo un matrimonio que se interesó en mí. Me aceptaron tal como era, se dieron cuenta de mi vulnerabilidad, solo me brindaron cariño y respeto. Tardé años en comprender su amor y empatía, pero su esfuerzo valió la pena. No lo hicieron solo conmigo, sino con miles de sanjuaninos más. Desde el polo norte viajaron al polo sur para traernos el mensaje que habían recibido que: nosotros somos importantes para Dios. No salvaron del fracaso a todo San Juan, pero algunos miles si, con su vocación nos volvieron arrojar al mar de la vida, aquella vida que por sus tormentas nos había escupido a la playa.

 

Quizá el mejor mensaje que expresa la Biblia se encuentra en aquellas palabras que pronunció Jesús hace más de XX siglos: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Jn. 10:10). Yo he venido para que vivan y para que esa vida no termine nunca, nos está diciendo. ¡Qué hermoso deseo! ¿Cómo puedo llegar a entender estas palabras cuando la vida solo ha sido para mí un trago amargo? La viuda marcha desconsolada junto al ataúd de su único hijo que acaba de morir. La muerte de este joven es una desgracia irremediable que ha visitado el pueblo de Naín. El dolor se ve reflejado entre los integrantes de aquel cortejo que se han quedado sin palabra para consolar a aquella desbastada mujer. De repente cuando nadie lo espera, en sentido contrario se acerca otro grupo de personas. Alguien se adelanta y compadeciéndose de la mujer le dice: “No llores”. Acto seguido acercándose tocó el féretro dice: “Joven a ti te digo levántate” El muchacho se levantó, ¡volvió a la vida! Eso es lo que puede hacer Jesús por nosotros. Cuando estamos resignados a los golpes del destino, Él aparece para darle el sentido a nuestra existencia. No se trata de sobrevivir, sino de vivir, y eso lo encontramos solo en el Autor de la vida. No esa vida chata, amarga, desprovista de propósito. Sino una vida plena, suficiente, dispuesta a levantarse contra todas las adversidades. Nuestra vida cobra sentido a partir de Jesús, todo lo demás es trivial, secundario, pasajero. ¡Él es la vida! Como a la viuda, Él nos devuelve lo que más necesitamos, esa calidad de vida que nos hace mejores como personas. A diferencia de nosotros que solo podemos ayudar solo a algunos, Él puede aglutinar a todos en su seno. Él puede estar en todo lugar a la vez para solucionar todo tipo de problema por más difícil que sea. Tal como lo hizo cuando estuvo aquí en la tierra cumpliendo su ministerio, lo ha seguido haciendo a través de los siglos. Ningún necesitado escapa a su vista y cuidado. Jesús nunca llega tarde siempre está bien posicionado brindando la ayuda oportuna a quien la está pasando mal. 

 

El altruismo incluye conductas que promueven el bienestar de los demás sin buscar una retribución o beneficio personal. Existen dos tipos de altruismo. Un altruismo de las cosa que vemos, por ejemplo si vamos caminando por la calle y nos encontramos con una persona que tiene hambre, seguramente haremos lo imposible para ayudarlo, o si alguien está en peligro lo auxiliaremos o informaremos a la entidad correspondiente. Este altruismo de lo que vemos no es exclusivo de la especie humana, otras especies también son altruistas con las cosas que ven. Hace unos años en un zoológico de Estads Unidos un bebe humano se cae en la jaula de los gorilas, los gorilas lo iban a atacar, pero se interpone una gorila hembra que protege al bebe humano y lo acerca a la guardia, es decir que el altruismo de lo que vemos lo compartimos con otras especies. Pero los seres humanos somos únicos en ser altruistas de lo que no vemos, por ejemplo ayudar a gente de un país que no conocemos con medios que le permitan paliar su situación, o dejar una mejor calidad de vida para aquellos que vendrán en el futuro. La Biblia está llena de ejemplos de altruismo, de cosas que vemos y de las que no. Personas de diferentes estratos sociales que dieron su fuerza, su tiempo, si dinero en favor de sus semejantes más desposeídos. Como también dejaron legados imperecederos a costa de su propia seguridad para que la vida en su original versión llegara hasta nosotros a fin de ser mejores personas. El primer altruista es Dios. Es quien en todo momento a través de la historia no ha cesado de ayudar, proteger, consolar a quienes han sido sorprendidos por el infortunio. El esfuerzo de Dios por el bienestar de la humanidad ha debido pagar el más alto precio: La vida de su Hijo. Por el bien de los demás Él entregó todo lo que tenía, para que tú y yo podamos experimentar la verdadera vida. Zoe en griego significa: “Vida Divina”. El deseo de Jesús es que todos tengamos esa clase de vida.

 

O. Edgar Jofré.