Temas & Opiniones

TU MOMENTO HA LLEGADO

Por O. Edgar Jofre. 2020-05-16

UN MENSAJE NUEVO HOY  2020-05-16

El artículo es un despertador para todos nosotros.

La Biblia está llena de historias apasionantes, muchas de ellas con un final feliz. Existen milagros tan espectaculares que dan cuenta, por ejemplo, de cómo personas con enfermedades físicas terminales fueron sanados, otros con problemas mentales patológicos tuvieron una vida normal; que decir de aquellas familias o sociedades que vivían sumidos en la inmoralidad y de repente fueron cambiados, o de aquellos que por su falta de ética terminaron siendo objeto de sus adicciones, pero un encuentro inesperado les transformó en otras personas. Puedo agregar ejemplos de cómo un pueblo entero vivió de milagros en pleno desierto durante toda una generación, protegidos por una nube del agobiante calor del día y por una columna de fuego que les libraba del frío de la noche, nunca les faltó alimentos, su vestimenta y calzado jamás envejeció. Miles fueron protegidos del hambre en tiempos de crisis, pueblos enteros fueron librados del acoso de enemigos más poderosos, familias enteras vieron pasar de largo la muerte cuando una plaga asesina y silenciosa diezmaba el pueblo en el que ellos vivían. La humanidad a lo largo de toda su historia ha tenido que beber la copa de amargura que en ocasiones le ha tocado, pero todos los que fueron alcanzados por los infortunios no reaccionaron de la misma manera. Solo el que está bajo presión conoce el peso de la opresión que le rodea, a veces la situación es tan apremiante que las ideas, las fuerzas y el deseo de seguir luchando se han acabado, solo un milagro podría revertir la situación. Esto es exactamente lo que le ocurrió a todo un pueblo que vivió sometido hace aproximadamente 2500 años atrás. No solo eran esclavos, su destino pendía de un hilo, estaban a punto de desaparecer de la faz de la tierra. 

 

Ester era una joven hermosa, no solo en su aspecto, también lo era en su corazón. Era ese tipo de persona que a primera vista uno se da cuenta que tiene un futuro promisorio. Ester estaba a la puerta de enfrentar el desafío para el que había sido creada. La vida de la joven no había sido fácil, quedó huérfana siendo muy pequeña, pero un tío la adoptó, el más grave problema es que era judía, lamentablemente en el lugar que vivía, los judíos no eran estimados. Persia, donde ocurre esta historia, acaba de suceder una catástrofe la reina Vasti ha sido echada de su reinado por su esposo el rey Asuero, en consecuencia se buscó en todo el territorio la joven más hermosa e inteligente para el reemplazo. El concurso convocó a un número importante de aspirantes, vivirían en el palacio durante un tiempo hasta que solo una de ellas sea la seleccionada para acompañar al rey. Su tío llamado Mardoqueo que durante años había cuidado y educado a Ester creía en las capacidades de la joven para revertir la situación que estaban viviendo como judíos. Pero a pesar de su belleza y su capacidad, Ester tenía temor. ¿Qué pasaría si el rey se daba cuanta que era judía? Seguramente sería eliminada. Ester estuvo a punto de abandonar la misión para la que había sido elegida. Fue su tío el que le envió una carta mientras ella estaba en el palacio, una de sus partes dice: "Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y tu familia pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino? Mardoqueo le hace recordar que esa era su oportunidad en la vida. A pesar de quedar huérfana, a pesar de ser integrante de un pueblo sometido, había logrado llegar al trono del rey y estaba a punto de ser su esposa. Era su hora, su momento había llegado para desarrollar todo su potencial en favor de su pueblo.

 

Una crisis nos puede deprimir, bloquear, espantar, pero también nos puede desafiar a sacar lo mejor de nosotros. ¡Quizá este es nuestro momento! Una situación que nos desafía a sacar lo mejor de nosotros y ponerlo a disposición de los demás. La reacción natural en un momento de tribulación es la introspección. Nos encerramos, ponemos cerrojo y tiramos la llave, eso se llama autoprotección. Pero existe otro estilo de vida, uno que hasta el que lo pone en práctica queda sorprendido, es cuando nos convertimos en personas extrovertidas. La crisis produce una mutación para bien en nosotros en favor de los demás. Nos volvemos más solidarios, comprensivos, más amigables. Sabemos que somos una parte de un todo que ha sido invadida por una situación difícil que no esperábamos y a la que no estamos acostumbrados. No alcanzamos a ver la dimensión del problema, ni tampoco cuándo terminará y si algún día sucede que secuelas dejará. No obstante a pesar de la gravedad de la situación, ponemos al servicio de todos los demás lo mejor de nosotros, con nuestro aporta tratamos de sumar, de multiplicar en bien nuestro y de los demás. Quizá no poseemos los atributos de Ester, ni estamos en la Casa Blanca, pero desde nuestro humilde lugar aportamos para que esta situación difícil sea más llevadera. Sabemos que hemos sido por un enemigo extraño, que no perdona a nadie, y donde irrumpe deja el tendal de afectados en situación de pánico. Sabemos que es un enemigo gigante campeón en la mutación, pero a pesar de ello debemos estar dispuestos a vender cara la derrota. Sacar lo mejor de nosotros y ponerlos al servicio de los demás  debe ser nuestra premisa, porque si una persona es alcanzada por la pandemia, es mi semejante, eso debería significar que "yo" he sido atacado. 

 

Ester a pesar de su momento de temor no llegó a claudicar, se hizo fuerte y llegó a cumplir el objetivo destinado para ella. Su valentía en el momento oportuno significó que todo un pueblo pudiera ser salvado de su aniquilación. No podemos llegar a medir el alcance de una acción solidaria, no sabemos a quién le estamos extendiendo una mano y los resultados en el tiempo que esto puede traer. Las Escrituras cuentan que un hombre llamado Booz salvó del hambre a una mujer llamada Ruth, esta mujer más tarde sería la madre de un hombre llamado Isaí, quién sería el padre del rey David, que sería el padre de Salomón. Si Ruth hubiera muerto de hambre, jamás su descendencia hubiera visto la luz. De una sencilla mujer al borde de la extinción nacieron reyes que fueron usados por Dios para el desarrollo de la sociedad. Ayudar a otro no solo significa ayudarme a mi, si no a futuras generaciones. Si estamos atravesando este momento no es casualidad, este es nuestro momento de brillar. En una situación como esta que nos invade nos damos cuenta que no tenemos que ir a la otra parte del mundo para ofrecer nuestra ayuda, la necesidad es tan apremiante que la tenemos introducida en nuestra familia, en nuestro vecinos, en los compañeros de trabajo. La mayoría de la gente anda con temor, presa de la inseguridad, llena de desconfianza, es ahora cuando podemos hacer algo por el otro, quizá con poco, como una palabra de aliento, como tranquilizar a alguien alterado, quizá solo prestarnos a escuchar a quien está muy cargado y agobiado. Se puede ser útiles de muchas maneras, lo importante es ayudar y hacerlo desde una óptica desinteresada. Mostrar que uno también tiene miedo e incertidumbre, pero que esta situación no nos envenene, sino todo lo contrario nos haga un poquito más fuerte en sociedad.

 

Creo personalmente que este es el momento del Pueblo de Dios. Es ahora cuando tenemos que mostrar a los demás la clase de Señor que tenemos. Es hoy cuando nuestra fe en Dios debe alcanzar niveles que desafían a la realidad que estamos viviendo. El Pueblo de Dios conoce que su Señor es especialista en este tipo de batallas, que nunca las da por perdidas y siempre saca provecho por más oscura que sea la situación. ¡Es hora de mostrar a Jesús en toda su dimensión! Y solo lo pueden hacer aquellos que le conocen. Quizá el avance de la vida moderna que nos termina deslumbrando el Señor haya sido opacado y relegado, pero la realidad nos muestra de lo efímero que es el mundo, en cualquier momento se termina agrietando como sucede en esta situación que estamos experimentando: "El mundo y sus deseos pasa..." Aquellos que hemos alcanzado la fe por la gracia del Señor sabemos  que Jesús es más grande que cualquier situación embarazosa que estemos pasando. Sabemos que este es el momento de ver a Jesús en acción como nunca ha sucedido. Es ahora cuando Jesús quiere sanar, consolar, restaurar. Es ahora que Jesús quiere fortalecer, quitar el miedo y dar fuerza para enfrentar con hidalguía este momento. Existen personas solas, matrimonios solos, familias solas encerradas en sus hogares rumiando su desdicha y preocupación. Es ahora cuando hay que orar para ver el poder de Dios derramado sobre todo el mundo como nunca antes. Hemos sido elegidos por este momento. Aunque nuestras piernas tiemblen, aunque el temor invada nuestra vida, aunque estemos sumidos en medio de una gran tormenta, ¡es ahora cuando tenemos que ponernos al servicio de Dios! y pedirle: "Usa mi vida para tu gloria, que yo pueda ser en este momento la herramienta que tu necesitas para el bien de mis semejantes. Ayúdame a no dejar pasar esta oportunidad que Tú me estás brindando para que otros tengan el privilegio de conocer a la mejor Persona que yo he conocido

 

O. Edgar Jofré.

 

EXPOSICIÓN 1, 2 Y 3

EL ÚLTIMO TEMA: VULNERABLE (2020-05-14)

(Se encuentra en "Di tu opinión")