Actualidades

Nuevo documental sobre milagro bíblico en Éxodo causa gran expectativa por su próximo estreno

Fuente: Bibliatodo Noticias | Fecha: 2020-02-15

El creador de la serie de documentales, Tim Mahoney, creó esta serie llamada “Patrones de Evidencia”, en el cual estudia cada historia bíblica de manera arqueológica y científica.

Espera demostrar la autenticidad de este hecho

La separación del Mar Rojo se encuentra en el libro de Éxodo, y es donde se detalla como los israelitas escaparon de la esclavitud del gobierno egipcio, todo con ayuda de Moisés.

Mahoney espera que al igual que otras de sus producciones, esta también sea todo un éxito, en la cual espera demostrar a muchos escépticos que esta historia es 100% real.

La producción estará disponible desde este 18 de Febrero, proyectándose en teatros muy bien seleccionados.

“Esta es la primera película de un evento cinematográfico de dos partes. La parte 1 del Milagro del Mar Rojo (en los cines el 18 de febrero) realmente presenta dos formas claramente diferentes de ver a Dios obrar en un milagro. El enfoque egipcio ve la separación como un evento naturalista donde el viento era el agente y movía el agua de forma natural. El milagro estaría en el momento”, expresó el cineasta.

“El enfoque hebreo cree principalmente que el milagro no solo fue causado por el viento, sino que Dios milagrosamente separó el agua. La profundidad del agua no sería un problema para el Dios de la Biblia que creó el universo”, agregó.

«Dios quiere que le confiemos la solución del dilema»

Tim insta a quienes vean la producción a confiar en Dios cuando llegue la oportunidad de “cruzar el Mar Rojo”, haciendo referencia a las situaciones difíciles que se enfrentan en la vida.

“Todos enfrentamos tiempos difíciles en nuestras vidas, cuando creemos que no vamos a lograrlo. Estamos atrapados en el mar con los egipcios detrás de nosotros. Pero Dios quiere que lo llamemos y le confiemos la solución a nuestro dilema”explica.

Este documental tendrá una segunda parte, la cual se estrenará el 5 de Mayo de este año.

¿Sabes lo que quiso decir Jesús con la palabra «hipócrita»?

Jesús reprendió a las personas por ser «hipócritas», pero ¿sabes lo que quiso decir con esa palabra? ¡No es lo que piensas!

 

 

Jesús no quería que sus discípulos se comporten como hipócritas. Él enseñó a sus discípulos que se comporten de forma discreta y modesta. Les advirtió contra la ostentación de piedad. «Cuando ustedes hagan una buena acción, no lo anuncien por todos lados; de lo contrario, Dios su Padre no les dará ningún premio». (Mateo 6: 1).

Hoy en día, usamos la palabra «hipocresía» para describir a una persona que defiende públicamente un estándar moral o código de ética, pero, en privado, hace todo lo contrario.

Por ejemplo, pensamos en un hipócrita como alguien que sólo pretende ser piadoso/a, cuando esta en público pero es  un falsificador.

Cuando Jesús reprendió a la gente y les dijo «hipócritas» lo hace refiriéndose a un actor o intérprete de teatro. Cuando Jesús habló de «hipócritas» Él usó la palabra para describir a las personas que amaban  llevar a cabo una actuación religiosa frente a los demás. Para los Judíos el «hipócrita» de los Evangelios es cualquier persona que realiza los deberes religiosos en áreas de ser admirado por los demás.

Jesús dijo a sus discípulos que llevaran a cabo tres actos específicos de la justicia en privado: la caridad, la oración y el ayuno. Con respecto a cada uno, Él advirtió a sus discípulos en contra de cualquier tipo de espectáculo (es decir, la hipocresía).

La advertencia de Jesús en contra de «no practicar vuestra justicia delante de los hombres» se refería a personal, individual, ayunos voluntarios, oraciones y donaciones financieras.

Jesús esperaba que sus discípulos a hicieran todo esto, pero les advirtió que no lo hicieran con el fin de ser reconocidos por la gente.

Una persona que adquiere los deberes religiosos y disciplinas sólo por el bien de ganar el respeto y la estima de otras personas no halla favor de Dios por sus esfuerzos. Esa persona actúa sólo por el bien del amor de los hombres y para su alabanza, no por el amor de Dios. Ese es el tipo de persona que Jesús se refiere como «un hipócrita.»

El problema no es la realización de un acto de justicia en público sino el acto de hacer las cosas para que los demás te exalten y alaben, queriendo robar así la gloria a Dios.

No busques ser reconocidos por tus bueno actos. Dios se encargará de recompensarte. Tu más que nadie, debes ser discreto, modesto y humilde con todos tu actos, haciendo todo sólo por el bien de los ojos de Dios, no por el bien de lo que la gente piensa de ti.

Deja tus comentarios sobre esta Reflexión