Biblia Abierta

Alimento Diario - 5 de Noviembre - Seguridad

De Salmo 40:11

Señor, ¡no me niegues tu misericordia! ¡Permite que siempre me acompañen tu misericordia y tu verdad!  - Salmo 40:11

Reflexion

En estos días de aumento de la violencia y tantos peligros, un aspecto básico que debemos tener en cuenta es la seguridad. Tomando como ejemplo al salmista David, debemos orar: “Señor, ¡no me niegues tu misericordia! ¡Permite que siempre me acompañen tu misericordia y tu verdad!”.

El amor de Dios elimina el miedo. El amor de Jesucristo por nosotros hace que él nos cuide, que vele por nosotros, y que nos proteja. En Cristo podemos tener la certeza de que el dicho es verdad: “¡Quien ama, cuida!”

ORACIÓN: Querido Dios, que tu amor y tu fidelidad me mantengan seguro de todos los males y me protejan ante las dificultades de la vida. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

 

Comentarios:

Vv. 11-17.Los mejores santos se ven destrozados a menos que la gracia de Dios los preserve continuamente. Pero obsérvese la espantosa visión que el salmista tuvo del pecado. Esto hizo que fuera tan bien acogido el descubrimiento del Redentor. En todas sus reflexiones sobre cada paso de su vida, descubría que faltaba algo. La vista y el sentir nuestros pecados en sus propios colores, debe distraernos, si no tenemos al mismo tiempo una visión de un Salvador.

 

Si Cristo ha triunfado sobre nuestros enemigos espirituales, entonces nosotros, por medio de Él, seremos más que vencedores. Esto puede animar a todos los que buscan a Dios y aman su salvación, para que se regocijen en Él y le alaben. Ni el pesar ni la pobreza que puedan hacer miserables a los que temen al Señor. Su Dios y todo lo que Él tiene o hace es la base del gozo de ellos. La oración de fe pueden abrir su abundancia, que sea a todas sus necesidades. Las promesas son seguras, el momento de su cumplimiento se acerca con rapidez. El que antes vino con gran humildad, vendrá de nuevo en gloriosa majestad.

 

https://youtu.be/eAiIfmO8N_o