Biblia Abierta

Alimento Diario - 7 de Febrero - ¿Quién es Dios para ti?

De 1 Juan 4:16

Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. - 1 Juan 4:16

Reflexion

¿Quién es Dios para ti? Para muchas personas Dios no existe. Otras creen que Dios es un juez que tiene un cuadernito en la mano anotando todas nuestras fallas y que en el día de nuestra muerte nos señalará los pecados y nos condenará a la muerte.

La Biblia es la Palabra de Dios. En ella Dios nos dice que lo llamemos Padre. Dios es un Padre lleno de amor y de bondad. La prueba de esto es que él envió a su hijo Jesucristo para que se sacrifique por nosotros –murió en nuestro lugar y así pagó la culpa de nuestros pecados. Gracias al sacrificio de Cristo, nosotros tenemos el perdón de los pecados y la certeza de la vida eterna.

Por eso acuérdate que Dios es tu Padre. Él no quiere condenarte y mucho menos castigarte por causa de tus pecados. En Cristo él te espera con los brazos abiertos. Acepta su invitación hoy mismo, y corre a los brazos de tu Padre celestial.

ORACIÓN: Señor Dios, gracias por ayudarme a confiar en ti, un Dios real y verdadero, un Dios de amor. Aumenta cada día en mí esa fe. Amén.

 

 

Comentarios:

4:16 -- “y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros.” El tiempo perfecto de los dos verbos (en griego) hace que signifique la frase así: hemos llegado a este conocimiento (del amor de Dios) y continuamos en él, y le hemos creído y continuamos en esta fe. Vino Jesucristo al mundo para revelar este amor. Así los hermanos llegaron a este conocimiento y fe. Véase Jua_17:25-26. El conocer o saber implica creer, según Juan emplea los dos términos. 

El amor de Dios se manifestó en el enviar a Jesucristo al mundo a morir por los pecadores (los versículos 9 al 14). El cristiano ha conocido y creído este amor, confesando a Jesucristo (los versículos 15 y 16). Ahora, los gnósticos negaban este amor de Dios porque negaban a Jesucristo y a su expiación por nuestros pecados, a pesar de profesar tener conocimiento especial acerca de Dios. Dios no permanecía en ellos, ni ellos en él, porque no creían este amor de Dios (mostrado en Jesucristo). Por eso no tenían comunión con Dios, pues la comunión con Dios consiste en permanecer en él y él en el cristiano. 

Al decir “nosotros,” parece que Juan habla de los lectores juntamente con los apóstoles. 

-- “Dios es amor;” Véase el versículo 8, comentarios. 

-- “y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.” Véase el versículo 15. Porque Dios es amor, el que permanece en amor, en Dios permanece, y Dios en él. 

 

Sobre “permanecer.” véanse 2:24-28, y aquí, 4:12,16.