Biblia Abierta

Alimento Diario - 18 de Mayo - Mostrando el camino

De Lucas 6:33, 35-36

¿Y qué mérito tienen ustedes al hacer bien a quienes les hacen bien? Aun los pecadores actúan así... Ustedes, por el contrario, amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio. Así tendrán una gran recompensa y serán hijos del Altísimo, porque él es bondadoso con los ingratos y malvados. Sean compasivos, así como su Padre es compasivo. Lucas 6:33, 35-36

Reflexion

Chuck Forbes tiene un nuevo hígado, aunquepoco faltó para que no pudiera recibir el transplante que tanto necesitaba.

La tan esperada llamada para que fuera al hospital de Denver, llegó a su hogar en Wyoming en medio de una tormenta de nieve. Después de andar 250 millas junto con su esposa Ruth, se toparon con una barrera que decía que la carretera estaba cerrada.

Ruth llamó al 911, y a los pocos minutos apareció el patrullero Chuck Bloom. Luego de conversar con ellos, Chuck se comunicó con el jefe del Departamento de Transporte de Wyoming. Diez minutos más tarde, un convoy de camiones limpianieves iba abriéndoles el camino en la carretera cerrada, mientras ellos los seguían en su auto. Pronto se sumaron otros camiones más para ayudar a limpiar la ruta. Terminaron limpiando 80 millas de camino. ¡Felicitaciones al Departamento de Transporte de Wyoming!

Esta historia me recuerda cuando los agricultores y familiares miembros de mi congregación se juntaron para recoger la cosecha de uno de nuestros miembros que estaba enfermo. Todavía puedo verlos cosechando los campos y llenando los camiones con el grano a ser transportado.

Por si nunca se los dije: ¡Felicitaciones a la iglesia Immanuel en Lakefield!

Lo cierto es que, a pesar de todas las críticas que a menudo recibe, cuando el pueblo de Dios se une con un propósito, logra hacer cosas maravillosas.

Nosotros que hemos sido redimidos por Cristo y que hemos recibido bendiciones que no merecíamos, a menudo tenemos la oportunidad de hacer cosas que impactan la vida de quienes nos rodean.

Dudo que el mundo se dé cuenta, pero al hacerlas somos felices, porque sabemos que el Espíritu Santo puede obrar maravillas a través de ellas.

ORACIÓN: Amado Señor, el mundo nos da muchas situaciones desagradables. Envía tu Espíritu Santo a tu pueblo redimido para que pueda responder con un poderoso testimonio cristiano. Te lo pedimos en el nombre de nuestro Salvador cuya sangre nos une. Amén.

 

 

Comentarios:

6: 32 Porque si amáis a los que os aman, -- si limitáis vuestro amor a los que os aman --

¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman. 33 Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores hacen lo mismo. - Este “amor” es puro egoísmo. Es “amor” o “bondad” egoísta, pues “aman” para ser amados. Si esta clase de amor trae méritos para los discípulos, también trae méritos para los mundanos. Los discípulos de Jesús ocupan terreno más elevado. 1Pe_2:9-10; 1Jn_3:1. No viven en el mismo plano que el mundo. Habiendo nacido otra vez el discípulo tiene nuevo corazón y da evidencia de su nuevo nacimiento mostrando el amor verdadero, el amor hacia los que no le aman. 

-- los pecadores -- Según Lucas, Jesús dice "pecadores" en lugar de "publicanos" y "gentiles". Es obvio que se refiere a los pecadores en general, pero Mateo escribe para los judíos y especifica los dos grupos más aborrecidos por los judíos. Despreciaban en gran manera a los publicanos porque éstos recaudaban los impuestos para los romanos. Los peores de los hombres (los criminales más perversos) se saludan el uno al otro. "¿Qué hacéis de más?"

-- ¿qué mérito tenéis? -- Los evangélicos tienen problema con la palabra “mérito”. Dice Guillermo Hendriksen sobre la palabra recompensa: “Por de contado, Jesús se refiere a la recompensa de gracia, no a una paga lograda por méritos humanos”. ¿Dónde aprendió eso? Jesús y los apóstoles hablaron libremente de “mérito”, “recompensa” y “galardón” (vea la concordancia). No había y no hay problema con este concepto a menos que se introduzca el calvinismo (de que la salvación es por la “gracia sola”). Pablo habla de “los méritos de Timoteo” (Flp_2:22). Apo_19:8 dice, “Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos”. Según el calvinismo la única ropa de justicia que el creyente puede llevar es la ropa de la justicia personal de Cristo. (Por eso, también Apo_19:8 les da problema). 

 

6:35 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo porque él es benigno para con los ingratos y malos. - Como los ingratos, como los nueve leprosos (Luc_17:17). Es obvio que la expresión "para que seáis" expresa condición o requisito; es decir, para ser hijos de Dios tenemos que hacer algo. Tenemos que hacer lo que Jesús enseña en el ver 44: bendecir al enemigo, hacerle bien y orar por él. Si no hacemos esto, no podemos ser hijos de Dios. En estos versos vemos, pues, otro aspecto importante del "Plan de Salvación". Si omitimos esta enseñanza, este requisito, no predicamos todo el consejo de Dios. Lamentablemente este requisito no recibe la atención que merece. ¿Somos hijos de Dios? Es fácil suponer que habiendo sido bautizados en Cristo, llegamos a ser hijos de Dios, y que ocupamos una relación más o menos segura con Dios (con tal que asistamos fielmente a los servicios, y evitemos los vicios), pero la palabra "hijos" se usa para "aquellos que manifiestan ciertas cualidades de carácter", y el carácter se indica por la palabra que acompaña la palabra "hijos". Por ejemplo, Mar_3:17, "hijos del trueno" (hombres como trueno, tempestuosos); Luc_10:6 "hijos de paz" (hombres pacíficos, receptivos); Hch_4:36, "hijo de consolación" o de exhortación, con talento para animar); etc. "Hijos de Dios" significa, pues, personas que tienen el carácter de Dios, que son imitadores de Dios. ¿Qué hace Dios? El bendice tanto a los malos como a los buenos. ¿Queremos ser hijos de Dios? Que hagamos lo mismo. Dios es nuestro perfecto Modelo. Efe_5:1, “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados”. ¿Qué hace Dios? ¿Cómo actúa hacia sus enemigos? Hace que el sol salga sobre todos; envía la lluvia a todos. Véanse Sal_145:15-16; Hch_14:17; Hch_17:25; Hch_17:28. ¿Se niega Dios a proveer para aquellos que le aborrecen? Claro que no. Por lo tanto, si queremos ser "hijos de Dios" (imitadores de Dios), debemos hablar bien y hacer bien a los que nos maltratan, y orar por ellos. Con esta gran bondad Dios derrite los corazones fríos de hombres perversos para llevarlos al arrepentimiento (Rom_2:4). ¡Qué hagamos lo mismo! Cantamos “Cerca, oh Dios, de Ti”. Nos acercamos a Dios cuando le imitamos. Nos elevamos a un nivel más alto de vida, un nivel arriba del mundo. De esto Jesús habla cuando nos llama “la sal de la tierra” y “la luz del mundo” (Mat_5:13-16). Pero si no somos diferentes, si amamos solamente a los que nos aman y saludamos solamente a los que nos saludan, ¿cómo somos diferentes? Si imitamos a Dios, participamos de la naturaleza divina (2Pe_1:4). De esa manera, El nos está transformando a la imagen de Cristo (Rom_8:29; 2Co_3:18). Jesús condena el espíritu de exclusivismo, el espíritu que causa partidos aun entre hermanos. Este espíritu se denuncia en las cartas de Pablo (1Co_3:1-3; Gál_5:20, etc.). El que solamente saluda a los suyos es carnal y egoísta. Saluda para ser saludado. Alaba para ser alabado. Cristo denuncia este espíritu y nos enseña a buscar y saludar a los que necesitan nuestra compasión y ayuda, en lugar de buscar a los que nos agradan y complacen. El ejemplo de Jesús. Otra vez la enseñanza de Jesús se ve claramente en el ejemplo que El nos ha dejado. Véanse Luc_5:27-32; Luc_7:36-50; Luc_14:12-14; Luc_15:1-2; Jua_4:1-42. ¿Qué hacéis de más? Dios ha hecho más por nosotros que por otros, porque nos ha salvado, y nos ha bendecido con toda bendición en Cristo (Efe_1:3). Nos da todas las cosas (Rom_8:32). Por lo tanto, El espera más de nosotros. ¿Por qué esperamos la recompensa de Dios si tenemos la actitud de gente mundana al saludar solamente a los nuestros? (Recuérdese que el "saludar" de aquel entonces no era simplemente decir, "Buenos días" y tal vez estrechar manos, sino que se abrazaban, se besaban en cada mejilla, preguntaban por la familia, etc. Era expresión de amistad y cariño. Por ejemplo, Luc_10:4, "y a nadie saludéis por el camino", porque su misión era urgente y el saludar a la gente requería mucho tiempo. Para nosotros la palabra "saludar" debe indicar una expresión cordial, según las costumbres de la gente, de amistad y de buena voluntad).

36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. -- La expresión, "Sed, pues", indica una conclusión a los versículos anteriores. Mat_5:48, "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto". En lugar de “perfectos” Lucas dice “misericordiosos”, palabra que describe el perfecto amor de Dios. Compárese 2Co_13:9; 2Co_13:11; Col_1:28. En Mat_5:48 la palabra "perfectos" no significa "sin pecado", sino que debemos ser perfectos en amor, como Dios es perfecto en amor. El amor de Dios es perfecto o completo, porque es universal. No es deficiente porque no es parcial. El no ama solamente a los que le aman, sino que El "hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos". El amor nuestro debe ser completo, como lo es el amor de Dios.

EXPOSICIÓN 1, 2 Y 3

EL ÚLTIMO TEMA: VULNERABLE  (2020-05-14)

 

(Se encuentra en "Di tu opinión")